"Una de las Fincas más antiguas de la isla se ha convertido en uno de los más bellos hoteles. Con una gran prensa de oliva, una chimenea del siglo XII, antiguas vigas de madera... Lo viejo y lo nuevo se unen en una restauración de estilo mallorquín..." Alistar Sawday´s Special Places to Stay, Spain, 6th Edition

 

Relax

Un camino te lleva desde el tranquilo pueblo de Binibona a través de campos y colinas pobladas con olivos centenarios cuando de repente te sorprende una primera visión de la Finca, que se encuentra dominando el paisaje circundante. Desde esta elevación la vista de las 750 hectáreas que conforman la finca es impresionante, abarcando la majestuosa Sierra de Tramuntana en la parte trasera del hotel, y de los olivos en la parte delantera. Más allá se vislumbran los diferentes pueblos diseminados en las tierras que se extienden hasta llegar a la Bahía de Alcúdia.

La piscina y los jardines ofrecen vistas impresionantes. Hay hamacas, tumbonas, sillones y un gran espacio alrededor de las cuatro terrazas. La paz y la calma, además de un servicio atento y discreto crean un ambiente único. Alrededor de la finca tenemos caminos, senderos por donde correr y una pista de tenis para quienes necesiten un poco más de acción entre tanto relax.