Nuestro hotel con encanto en Mallorca

Es Castell tiene vistas asombrosamente bellas sobre las tierras agrícolas hacia el mar y la montaña..." The Sun Newspaper Feb 2008

 

Mallorca, la isla de los mil contrastes

El edificio del hotel data del siglo XI y sigue siendo propiedad de la misma familia desde el siglo XV. Al entrar en Es Castell te traslada a una época pasada, donde los secretos de las generaciones pasadas aparecen en las gruesas piedras que forman sus paredes.

El paseo por el patio empedrado, de la Edad Media, la parada para admirar la Almazara, o prensa de oliva, o dar un paseo por los jardines hasta la piscina, con su resplandor de buganvillas, la terraza al aire libre, donde se debe comer, o la azotea, donde se puede apreciar la espectacular vista con un vino frío de Pere Seda y un plato de pimientos del padrón. O, si quiere sentarse o leer, encontrará un lugar apartado en el salón detrás del comedor, donde podrá relajarse por completo frente a la chimenea.